Tuesday, 31 March 2015

Prácticas: Conclusión

Final de las Prácticas en el Instituto.

Aunque las clases ya habían terminado, fui un último día al Instituto, que estaba dedicado a que los alumnos de ESO participaran en talleres de distintas asignaturas, que habíamos montado los alumnos de prácticas. Mi compañera y yo montamos una gymkhana de Matemáticas, con 5 pruebas relacionadas con distintas áreas (cálculo mental, geometría, divisibilidad, lógica y razonamiento espacial) que requerían que cada equipo se moviese por todo el Instituto. Si resolvían las pruebas tenían premio y además pasaban a un taller de manualidades de geometría que impartía mi compañera. Al final participaron 9 grupos de alumnos, principalmente de 1º y 3º de ESO (no es coincidencia que fueran los grupos con los que tuvimos más contacto) y 7 de ellos superaron las pruebas. La impresión es que se lo pasaron bien, así que creo que fue un éxito. 

Tras esto, estuve mirando los talleres de otras asignaturas, y el tiempo que quedó lo pasé hablando y despidiendome de los alumnos. No se si he logrado tener algún efecto positivo a nivel académico en ellos, pero al menos a nivel personal se que sí que he causado una buena impresión personal, y eso ya es algo.


Reflexiones generales:

Primero, creo que la idea de hacer prácticas en un Instituto no sólo es una buena idea, es esencial para la formación de futuros profesores, y estos meses han reforzado mucho esa creencia. Incluso si tienes experiencia como profesor particular o en una academia, ser profesor en un instituto es un concepto distinto que requiere más habilidades, y es necesario practicarlo antes (más aún si realmente no se tiene experiencia enseñando, o hablando en público, o tratando con adolescentes, en absoluto). Es más, creo que el periodo de prácticas debería incluso ampliarse, como puede hacerse en otros trabajos como la medicina. (Igualmente, lamento mucho otras universidades donde el período es menor, y agradezco que no sea como en el CAP donde era ridículamente pequeño)

Segundo, esta fue mi primera experiencia en un Instituto, y ha sido positiva. Hay algunas diferencias con un colegio privado, como el absentismo mucho mayor y un nivel más bajo de notas. Pero también he notado más cercanía entre alumnos y profesores y más flexibilidad en algunos aspectos. En general, estoy muy satisfecho con el centro, y creo que funciona bien tanto a nivel académico como de dirección. (Eso no significa que todos los profesores sean buenos, pero es lo que pasa cuando evaluas la admisión a los puestos por conocimientos y no por aptitud y actitud real a la hora de enseñar) 

Tercero, el tratamiento de los alumnos de prácticas ha sido muy bueno. Nos han dado muchas facilidades y no nos han puesto inconvenientes, y nos han dado flexibilidad de sobra. Han ofrecido muchas experiencias dificiles de conseguir de otra manera, con capacidad para hacer bastante lo que hemos querido según nuestros intereses. 

Cuarto, lamento algunas cosas que no han podido ser. No haber tenido alumnos de 2º de ESO o Bachiller, porque mi tutora no tenía de ninguno de los dos, por ejemplo. No haberme dado cuenta antes de lo satisfactorio que era 1º de ESO (originalmente planeaba evitar esas clases por ser demasiado pequeños, pero al final acabó gustandome mucho). Y haber elegido 3º B en vez de 3ºA por cuestión de horarios, cuando A quedó claro que era una clase mucho más receptiva tanto a nivel académico como a nivel personal. Por otro lado, la experiencia de dar clase a un alumnado tan difícil como el de B tuvo un aspecto positivo, pues aprendí cosas que no habría aprendido de otra manera.

Por último, a nivel personal, ha sido una experiencia absolutamente gratificante. Siempre me ha gustado enseñar y tratar con adolescentes, y en estas semanas me ha quedado claro que dedicarme a esto sería muy bueno para mí. A nivel de enseñanza académica, que ya tenía experiencia, creo que lo he hecho suficientemente bien, aunque siempre me queda espacio para mejorar. A nivel de preparación de clases creo que lo he hecho bastante bien, teniendo un guión claro de lo que iba a hacer, y sabiendo mezclar distintos tipos de actividades. En cuanto a dar las clases en sí, como primer intento creo que no ha ido mal, y he ido aprendiendo y mejorando sobre la marcha, y creo que lo iré haciendo cada vez mejor conforme coja experiencia. Por último, creo que mi relación con los alumnos ha sido muy buena y he sabido motivar a muchos, al menos entre los estudiantes buenos y los medios. Entre los malos estudiantes y los de mala conducta, al menos creo que he aprendido a manejarlos para que no interrumpieran el ritmo de las clases. Aunque definitivamente tengo que mejorar en el aspecto de mantener la disciplina y de ejercer mayor autoridad, por otro lado creo que tengo una buena actitud y capacidad de manejarme con los alumnos, lo que espero que compense de sobra.

Ahora sólo falta ser capaz de demostrar todo eso en una oposición o entrevista de trabajo. Personalmente, sería una lástima que un puesto fuera a alguien que no está interesado en que los alumnos aprendan o en lo que les pase, sólo porque son mejores en un test estandarizado o siguiendo unas pautas predefinidas de una prueba de acceso.

No comments:

Post a Comment